viernes, 11 de enero de 2008

El método de Actors Studio.

Conversaciones con Lee Strasberg.

Una de las directrices de Strasberg se resume en su cita preferida de Goethe: “ La carrera del actor se desarrolla en publico, pero su arte se hace en privado”
En realidad el actor necesita de otras personas para avanzar en su arte y en su oficio. El Actors Studio le provee de las dos cosas, de compañeros de profesión y de intimidad.

El Actors Studio fue fondado por Elia Kazan, Cerril Crawford y Robert Lewis, en octubre de 1947. Cincuenta jóvenes actores profesionales cuidadosamente seleccionados por su talento fueron invitados a hacerse miembros. Durante la primera temporada Lewis dirigía reuniones para los mas avanzados, mientras que Kazan dirigía a las principiantes. En el otoño de 1949 se le invita a Strasberg a unirse. Poco tiempo después se convirtió en el profesor exclusivo de los actores del Studio y en 1951 se le nombro Artistic Director.
Desde entonces el ha sido el principal responsable del trabajo que se llevo a cabo en el Studio así como de su política artística general.

Strasberg no da a los miembros una serie de reglas que constituyen un sistema de actuación. Si emplea un acercamiento sistemático al aprendizaje. Trata de mostrar al actor la naturaleza de su “instrumento” en particular, de forma que el pueda desarrollar una técnica para utilizar y controlar sus recursos particulares que le evitaran ser paralizado por las dificultades cuando estas se presenten. Aunque gran parte de esta actitud deriva en ultima instancia de Stanislavski,, mucho viene de los propios experimentos que Strasberg ha hecho a través de los años y que el emplea porque ha descubierto que funcionan. Esa forma de trabajo consistente, duro y regular ha dado al Studio un fin positivista que lo ha mantenido vivo y fructífero durante diecisiete años y que hace del Studio un lugar de esperanza y no de desesperación.
El teatro es un arte en el cual las consideraciones practicas son decisivas. Los problemas artísticos teatrales siempre encierran problemas concretos de relaciones humanas. Los actores necesitan de otros actores. Necesitan preparación, orientación y directrices. Estos problemas se han superado en el Actors Studio con un mínimo de organización de forma.

Los análisis de Strasberg están desde el principio enfocados a desarrollar en el actor la conciencia de sus capacidades especiales y también de sus dificultades, y es natural que el trabajo consiguiente del actor se deba encaminar hacia la solución de unos problemas que le son revelados de esa manera.

Para Strasberg el mejor arte teatral es aquel que lucha mas claramente por llenar lo que hace de significado, no de naturalismo, esta prueba se aplica a cada tarea y problema con que el actor se enfrenta. De esta manera el Studio tiene una firme continuidad de puntos de vista que contrasta por completo con el abatimiento y el descubrimiento de Broadway y constituye sobremanera a la visión absoluta pragmática de Strasberg sobre el aprendizaje del actor y la forma de resolver problemas.

Lo único nuevo en el sistema Stanislavski es que puede ayudar al actor a manejar su imaginación. No es que la voz, el parlamento y los movimientos sean menos importantes, simplemente que siendo elementos del oficio del actor, no son los medios básicos con los cuales el actúa, la habilidad de controlar la imaginación no surgió únicamente de Stanislavski, sino con los tiempos modernos, con nuestro conocimiento de la psicología, el proceso de acondicionamiento, el rol de la costumbre en la vida, etc. Comprendemos cosas que ocurren en nuestra fuerza interior, y que afectan inadvertidamente nuestras acciones.

En el Actors Studio el actor de talento encontrara comprensión de la realidad de los problemas con los que se enfrenta. El éxito puede ser su propio enemigo y alimentarse de sus propias entrañas. El talento se agota en si mismo. Entonces el Studio ayuda al actor a enfrentarse al enemigo que lleva dentro, esos problemas profesionales que derivan del propio artista.

Para Strasberg el teatro no es solamente un lugar de entrenamiento, sino que también mantiene las posibilidades imaginarias del autentico arte. Sin embargo hasta que no vio a Stanislavski y a la compañía del Teatro de Arte de Moscú, no entendió que lo que él había considerado como un sueño del arte teatral, podría en realidad ser creado en el escenario.
Strasberg encontró por primera vez una expresión concreta de las ideas de Stanislavski, acerca del aprendizaje del actor en el grupo teatral American Laboratory Theatre. Las ideas que le fueron presentadas allí, han sido fundamentales para su posterior trabajo con actores: acerca de la psicología del actor y los diversos modos de aprendizaje basados en esos descubrimientos que Stanislavski había puesto a prueba durante tantos años.

Strasberg posee la habilidad del gran maestro que se ajusta personal y completamente a cada actor en particular con el que trabaja. Este es el elemento central en que se basa su eficacia. Trata a cada actor como un ser individual porque sabe que es individual.
Strasberg se ocupa de ayudar al actor a descubrir como trabaja individualmente, cuales son sus problemas particulares, como puede lanzarse a resolverlos por si mismo, como puede desarrollar una técnica que tome en cuenta la potencialidad y la idiosincrasia de su propio “instrumento”.


Strasberg anima al actor a adoptar un punto de vista objetivo de sí mismo para así poder incrementar su poder de tomar conciencia de sí, y además revela al espectador lo que el artista penso que estaba haciendo; de esa manera se puede formular un juicio objetivo sobre si lo consiguió o no.

El actor es el elemento característico del arte teatral. Todo en el teatro comienza por la actuación. Por muy brillantes que sean las ideas del autor, o lo deslumbrante de su ingenio y lenguaje, estas cuentan muy poco en el teatro, si no pueden ser expresadas a través del actor.

Según Strasberg, los actores emplean, por regla general, únicamente “las características superficiales de su clase. Su concepto de la realidad es ser natural, sencillo y directo. Y ellos tienen que llegar a entender que realidad significa tratar precisa e intensamente con cualquiera que sea el asunto del que se trate la obra.
Chejov y Shakespeare despliegan “la facultad dramática”, que Strasberg define como la habilidad de superar un entendimiento literal, superficial y convencional. El concepto de realidad abarca la sensación de que “únicamente pueden ocurrir tales cosas en la naturaleza”. Esto encierra un sentido de cosas que se han dejado sin decir o sin especificar e induce a la creencia de que la realidad misma no puede nunca ser reducida completamente a expresión. La habilidad del actor para presentar esta realidad no pronunciada y no especificada reside en su imprescindible contribución, y el debe tratar con ella “precisa e intensamente” Strasberg trabaja para capacitar a los actores para que “sirvan” a la obra creando la completa expresión de la realidad que su “material humano” hace posible.

Una actuación genial cuando hay una verdadera relación entre impulso y expresión, no una gran cantidad de emoción, sino el grado al cual la emoción encuentra una expresión equivalente. Muy poco de los actores, son lo suficientemente libres como para que cuerpo, mente, espíritu, pensamiento y verbalización, sean capases de combinar en una total y autentica expresión.

La facultad dramática nos hace desear otro acto u otra escena, y cuando hemos descubierto lo que ocurre en aquella escena, nos induce a preguntar, “que sucede ahora?”. Esta facultad puede crear una situación en la cual, aun cuando se conocen todos los hechos, todavía no se sabe que va a ocurrir a continuación.
Los autores aun proporcionan al actor palabras inadecuadas. Tiene miedo a que el publico no entienda ciertas cosas, porque son inconscientes de cuanto puede el actor por si mismo, y por eso tratan de incorporar todo por medio de palabras. No necesitamos obligar a un actor a decir “ hace calor hoy”, para decir que el día es caluroso. Esa parte de sus palabras que 4es dramáticamente viable, pierde eficacia porque es ahogada en esta conmoción de verbalizacion agitada.

Lo extraordinario de actuar es que la vida misma es efectivamente usada para crear resultados artríticos. El actor una el pensamiento. Hace también uso de una sensación real y de una conducta real, la realidad efectiva es el material de nuestra artesanía.
La naturaleza humana del actor no solo hace posible su grandeza, sino que es la fuente de sus problemas. En el Studio son consientes de que lo opuesto también es verdadero, que un ser individual puede poseer la habilidad técnica para hacer ciertas cosas y, sin embargo, puede haber dificultad en expresarlas a causa de su vida emocional o de los problemas inherentes a su existencia humana. La actitud ante este problema del actor debe, por lo tanto, tratar en primer lugar de aliviar cualquier dificultad inherente de si mismo que niegue su libertad de expresión y bloquee las capacidades que posee.

2 comentarios:

juan dijo...

¿Donde se puede leer mas sobre actuación en español?

juan dijo...

¿Donde se puede leer mas sobre actuación en español?