viernes, 11 de enero de 2008

Analisis comparativo Edipo Rey, Electra y el Reñidero

Luego de leer Edipo Rey, Electra, El reñidero y ver el film de este último, he sacado mis conclusiones en cuanto a la estructura y modo de narrar en los mismos.
Puede decirse que El Reñidero, es una fusión de Edipo Rey y Electra, en tanto que los personajes padecen las dos patologías, el personaje masculino según Freud tenía un Edipo con su madre y el personaje femenino un Electra con su padre. Estos síntomas eran los que hacían avanzar la historia y generaban el conflicto principal.
Analizaré este cuento en función de las otras dos tragedias griegas.
El Reñidero esta separado en dos actos. En el primero presenta el conflicto, los personajes y la época en la que está situado. Se presenta a Elena, la protagonista femenina, destruida por la muerte de su padre. Durante este acto ella discute con su madre que parece no estar afectada, y con la persona, mano derecha de su padre, del que Elena sospechaba que era amante de su madre. Tal cuan sucede en Electra, la muerte de un padre, una madre que parece contenta por la desgracia, y un compañero con el que engañó a su marido y está en camino de poseer el poder. En las dos historias se presenta esta dicotomía, en la que la hija parece más vieja y dice haber amado más a su padre que la esposa, sospechando de un engaño y buscando la venganza de lo sucedido. Venganza que no tiene límites, llevándola hasta el deseo de desear la muerte.
En Electra a diferencia del Reñidero comienza con un diálogo de su hermano Orestes y el Preceptor. Orestes cuanta su plan, hacerse pasar por muerto para luego vengar la muerte de su padre. En el otro cuento,El Reñidero, en el primer acto Elena clama a su hermano, quien sabemos que está preso y ella ruega poder contar con él para la venganza de su padre.
Tanto Elena como Electra se sienten solas ante tal injusticia y precisan de sus respectivos hermanos, con quienes también poseen una relación más fuerte que la filial, con cierto grado de seducción.
Ésta presentación del hermano es distinta en las dos historias. En Electra se plantea una situación a desarrollar con respecto a Orestes. En el Reñidero se lo presenta luego de describir cómo se encuentra Elena.
Durante el primero acto del Reñidero se plantea un flash back en el que vemos una escena que demuestra la relación de Elena con su padre, cómo ella lo busca y se siente atraída por él, desvirtuando la figura de padre sintiendo el deseo de él como amante, celando a su madre. Recurso no utilizado en Electra, sino que la mayor parte de información es dado a partir de los diálogos de ella con su hermana y parte de los cantos de los coros.
Los dos personajes femeninos buscan en su padre a un hombre para sus vidas, cegando así sus ojos para los otros, negando conocer otros, celando a su madre, comparándose y valorizándose por su grado de fidelidad.
Esta situación se plantea con la ayuda de un personaje en cada historia. En el Reñidero aparece una amiga de Elena que le pide que la acompañe a un baile, Elena se niega para poder tejerle una bufanda a su padre, no le interesa otra cosa que no sea él. En Electra se da un caso similar por el diálogo con su hermana, un ejemplo es cuando ella le dice: “Sin embargo, para no perder mi libertad, me es preciso obedecer a nuestros tiranos”, proponiéndole seguir su vida, buscar un hombre y no vengar la muerte de su padre que la llevaría al caos.
En los dos cuentos la protagonista hace oídos sordos, hipnotizada por la figura de su padre, “el más ilustre de los hombres”.
Otra característica de esta protagonista femenina es la comparación con su madre, en el Reñidero ella dice “Soy joven… diez años más y sólo tendré los treinta, pero ella será una vieja”. No sólo hay una comparación física sino que también compara la relación que tiene con su hermano y la de él con su madre. Tratan a su hermano como si ellas le hubiesen dado la vida, como si hubiesen sido las que realmente lo amaron, al igual que con su padre, generando también una relación de Edipo para con él. Buscando un enceguecimiento de amor de hijo a madre, en este casi hermana.
Ambos personajes se destacan por su grado de soledad, de búsqueda de un amor imposible que ha muerto y que ahora quiere vengar con odio e ira.
En el cuadro segundo del primer acto del Reñidero se presenta un cierto grado de superstición, característica típica de la tragedia Griega, en el que confían el destino a Dioses. En este caso un Trapero busca las ropas del Padre, en un momento dice “Son sus días. Los de la muerte… porque lo he olfateado… hoy la hija se vuelve contra su madre y el hijo, de su padre. Hoy se aparejan hermano y hermana y la leche que se dan, es la leche de sangre”. En los tres cuentos se presentan personajes que anticipan lo que sucederá, planteando intriga y entregando claves para el conflicto. Dando a entender un acertijo al que hay que encontrarle la solución para entender la reacción de los personajes.
Este segundo acto en el Reñidero es más corto, la acción se centra en el encuentro de Elena con Orestes. A diferencia que en Electra, Elena lo reconoció al instante, glorificando su llegada, manipulándolo para conseguir su venganza. En Electra, ella primero recibe la noticia de la muerte de su hermano, llora desconsoladamente, más invadida aún de soledad. Llega Orestes al palacio, su hermana no lo reconoce ya que se había separado de él de pequeño. Orestes simula ser un extraño que le alcanza las cenizas de su hermano, ella llora y comienza a decir en vos alta el amor que tenía hacia él, cuán lo necesitaba y cuán dolida estaba. Al ver tanta tristeza su hermano se emociona y se desenmascara; también desea vengar la muerte de su padre, y desde este punto del cuento parece aun más conmovido por su hermana.
A diferencia del Reñidero en que ella tuve que convencer a su hermano para darle valor, utilizando un juego de seducción que puede relacionarse con Edipo, seduciéndolo tal cual luego lo hará su madre, le dice por ejemplo “ Confío en vos. Mi vida, mi mañana, mi paz, todo está en tus manos”. También Elena utiliza el Edipo que tiene Osteros con su madre para generarle un cierto odio con Soriano (el amante de su madre) contándole un hecho pasado que en el cuento se lo lleva a un flash back relatando los hechos tal cual. Cuenta cuando Elena veía como Soriano tocaba la guitarra para su madre y la seducía. Contó como una noche los espió en el cuarto de sus padres en que ella se desnudaba con él.
En el segundo acto del Reñidero ya vemos más hueyas que el autor deja de Edipo, marcadas en el personaje de Osteros.
Osteros se encuentra con su madre, quién en realidad estaba preocupada por la reacción de su hija y lo que podía llegar a hacer como resultado de la ira que tenía consigo. Temía que ella no convenciera a su hermano para que mate a Soriano para vengar la muerte de su padre. Es así como ella busca la manera de seducir a su hijo, más allá de la imagen materna, como mujer. Utiliza el recuerdo como recurso de seducción, recordándole cómo lo necesitaba como hombre. Ella le dice “¿Te acordás, hace años, cuando tu padre salía de viaje y yo me quedaba sola?... Sabiendo que yo tenía miedo, venías a dormir a mi pieza. Vos eras un chico, pero sin embargo… yo me sentía la mujer más segura del mundo”. Aquí se muestra perfectamente el paralelismo, la comparación del hijo como marido, como la figura protectora. Tal cual Edipo, hijo, marido y padre en un mismo ser.
Tanto en El Reñidero como en Electra, Osteros tiene el deseo constante de poder demostrar su hombría, dejando de lado la cobardía, probándose con su padre, compitiéndole, no queriendo ver ese enceguecimento con su madre, cuando en realidad estaba compitiendo con su esposo para ocupar su lugar. Tanto su hermana como su madre buscan también eso en él, queriendo resguardarse.
Esta procura por mantener un orgullo firme es lo que le lleva a reaccionar por medio del rencor y cumplir los mandatos de hermana. Matando así en las dos historias a su madre y al amante.
En las tres historias se plantea la seducción de la mujer, tanto como madre o como hija. La venganza a una muerte, de un hombre (padre o marido) y la muerte como única salida, como justicia.
En Edipo y Electra hay un recurso distinto al Reñidero que son los coros, herramienta utilizada como una voz divina, aclarando situaciones internas o externas, decorando el ambiente o evidenciando pensamientos. En este último, en cambio, puede compararse con las voces del reñidero, voces que decían frases sueltas que generaban una atmósfera determinada, creando así picas dentro de la cabeza de Elena.
En las dos tragedias griegas hay un planteo de un espacio único y un solo acto, en el que mayormente todo se apoya en el diálogo. Siguen una tiempo lineal en el que acción lleva a otro, a pesar de memorias que hacen que en el diálogo se remitan al pasado. A diferencia del Reñidero, compuesto por dos actos y distintos escenarios y tiempos, jugando así con flash back, rompiendo la linealidad del tiempo, se precisa de un flash back para provocar una reacción en el personaje para que lleve a otra acción.
En cuanto al film del Reñidero no he encontrado grandes diferencias con respecto a su libro. He encontrado pequeños detalles que enriquecen la historia, pero no diferencias en cuanto al transcurso de la historia y/o argumento. Las acciones en el film como los diálogos corresponden debidamente al libro.
Me resultó interesante su recurso de metáfora al comienzo del film, en el que muestra a dos pavos peleando, seguidos por un planos de dos hombres peleando. La pelea como un acto animal, respuesta de instinto.
En la escena del velatorio, al comienzo, compara a través de un montaje de corte directo y planos cortos las tres situaciones distintas que sucedían en la sala. Recurso que remarca cuán opuestos ello se encontraban. Un plano corto de Elena junto al ataúd llorando, otro de Soriano indiferente y otro de la madre arreglada de fiesta. Situaciones descriptas en el libro y muy bien resaltadas en el film.
A lo largo del film hay un predominio de planos generales, siguiendo una estética teatral, sin dejar de lado los orígenes del cuento. En contraposición, se notan planos cortos en situaciones tensas de la historia, en la que se buscó remarcar algo. Como sucede por ejemplo en el flash back en el que Elena le cuanta a su hermano el juego de seducción que había entre su madre y Soriano.
Elena escucha el sonido de la guitarra, ella se pone nerviosa, hay un primer plano de ella furiosa, seguido por un plano corto de un balde cayendo bruscamente al agua y luego un plano general de Soriano tocando la guitarra con un zoom in brusco hasta las cuerdas. Un recurso muy bien utilizado en cuanto al montaje y disposición de las tomas para mostrar su furia. Recurso exclusivamente audiovisual.
Otro recurso interesante en el film es la utilización de imágenes fijas en un flash back. Elena le cuenta a su hermano como se sentía mientras Soriano le tocaba la guitarra a su madre, con su voz en off hay imágenes: plano detalle de la guitarra, primeros planos de su madre, de Soriano y ella, de fondo los acordes de la guitarra.
Principalmente son detalles lo que diferencian al film con el libro, detalles principalmente audiovisuales y que hacen al montaje. Un montaje simbólico y paralelo que cumple con el argumento, que lleva a lo que en palabras está descripto en el libro.
Personalmente, antes de finalizar este análisis quiero destacar la fusión de Electra y Edipo en el Reñidero. Una adaptación a un plano más real en el que el ser humano sigue respondiendo por impulso y respuesta al odio, en vez de, como el final de Edipo dice: “Ninguno de los ciudadanos dejó de mirar con envidia su fortuna. ¡En qué ola de terrible desgracia ha venido a caer! Por eso, no hay que considerar feliz a ningún mortal hasta ver su último día, hasta que no alcance el límite de su vida, sin padecer dolor”, y no dejar que el odio y la envidia nos tome por presos.

Abril, 2007
Rocio Valenzuela